Las “Condiciones de Contacto”…

Este post es para explicar un poco el motivo por el que pongo condiciones para el contacto.

La situación es la siguiente: por medio del blog “muestro Mi Orientación para que otros estudiosos de la Obra de Nimrod de Rosario la valoren y, en función de tal valoración, decidan si es conveniente o no contactar conmigo”.

Pues bien, a lo largo de los años -pues éste no es el único blog que he tenido- he tenido la gracia y la desgracia de hablar con todo tipo de personas, de modo que “mi valoración de la orientación de otros” ocurría conforme discurría la comunicación. Como ha resultado haber muchísimas más “no coincidencias” que concidencias, pues decidí que todo aquel que quisiera comunicarse conmigo expresara algo que pudiera ofrecerme la posibilidad de, más o menos, “valorar su orientación”. De ahí que pida un resumen de lo comprendido en su estudio de la Obra de Nimrod de Rosario. Y también, y sobre todo, que lo hagan con sus propias palabras, porque si no, lo que impera es un “copiar y pegar” las típicas consignas, cosa que no indica en la menor medida que se haya comprendido lo que se está diciendo.

Resumiendo: “si Yo me expongo para que puedan valorar Mi orientación, lo menos que pueden hacer es realizar una mínima exposición para que YO TAMBIÉN PUEDA VALORAR su orientación”.

Y nada tengo que decir a los que no estén dispuestos a aceptar estas condiciones. Y a los que me envían saludos, pues muy bien: “Muchas Gracias. Un Saludo!”; pero, si no han cumplido con las condiciones, tampoco recibirán respuesta alguna.

Saludos!

Deformación de la Runa Tirodal

Este artículo tratará sobre una extraña deformación de la Runa Tirodal (en adelante dTO) que he podido ver por internet. Se trata del siguiente signo:

El artículo está más motivado por la continua cuestión que se me plantea vía email sobre la conveniencia o inconveniencia de seguir o no al grupo que abandera este signo.

Personalmente, pienso que lo ideal sería que CADA VIRYA DECIDIERA POR SÍ MISMO TAL CUESTIÓN, pero el argumento este, el de la dTO, se me ha venido repitiendo muy habitualmente desde que tal signo apareció en internet. De modo que, finalmente, me decidí a colgar un artículo sobre ello, pues entiendo que es una cuestión IMPORTANTE.

De esta manera, cuando cualquier virya reflexione sobre esta “conveniencia o inconveniencia”, pienso que, debería tener en cuenta los argumentos que se tocarán en este artículo.

* * *

En el Tomo VII de la 2ª parte de los FSH, Nimrod ofrece algunas explicaciones sobre el “Misterio del Laberinto”. Entre algunas de estas explicaciones establece la importancia de “el ángulo recto” frente a la Runa Odal en Tirodinguiburr, pues el planteamiento del Laberinto es llegar al centro de la Plaza Tau, que es el interior de la Runa Odal.

Cito textualmente (FSH, 2ª parte, tomo VII: Tirodinguiburr: el Símbolo Sagrado del Virya, art. A: Significado del Laberinto Exterior de Wotan):

“El arquémona odal tiene dos propiedades que conviene destacar; la primera es que la plaza es cuadrangular; y la segunda es que, uno de esos cuatro ángulos interiores, se halla opuesto por el vértice con el ángulo recto exterior “BETA” (ß). De aquí que, el modo de ingresar a la plaza tau A TRAVÉS de la fenestra infernalis, sea conocido como SECRETO DEL ANGULO RECTO. La Sabiduría Hiperbórea formula este secreto como sigue: EL VÉRTICE DE TODO ÁNGULO RECTO ES APTO PARA REFLEJAR EL POLO INFINITO DEL ESPÍRITU ESFERA REVERTIDO. El secreto del ángulo recto permite, evidentemente, aplicar a la RUNA ODAL la TÉCNICA ARQUEMÓNICA y la OPOSICIÓN ESTRATÉGICA que se describen en la Primera Parte.”

En la dTO esa importante propiedad ha sido anulada e invertida (el ángulo ya no es cóncavo, sino que es un ángulo recto convexo).

Además, es inquietante la similitud que tiene la dTO con el conocido símbolo masón.

Runa Tirodal  

Runa Tirodal
Tir: Orientación +
Odal: Minne, Herencia Hiperbórea

Símbolo Masón

Deformación TO
Tir: Orientación +
¿Símbolo Masón?: Creación Demiúrgica, Herencia Pasú

Tampoco podemos dejar de recordar lo siguiente:

Del Primer Día de la Carta de Belicena Villca:

“… En realidad, sólo uno efectuaba la tarea más “pesada” puesto que, luego de estudiar prolijamente el terreno, se dedicaba a modificarlo en ciertos lugares especiales mediante enormes construcciones megalíticas: meñires, dólmenes, cromlechs, pozos, montes artificiales, cuevas, etc. Aquel grupo de “constructores” era el de Raza blanca y había precedido en su avance al grupo moreno. Este último, en cambio, parecía estar persiguiendo al grupo blanco pues su desplazamiento era aún más lento y su tarea consistía en destruir o alterar mediante el tallado de ciertos signos las construcciones de aquellos.

Y:
“… Y éste es el segundo principio que hay que tener presente, Dr. Arturo Siegnagel: los Atlantes blancos encomendaron a los iberos que los habían apoyado en las construcciones megalíticas una misión que puede resumirse en la siguiente forma: proteger las construcciones megalíticas y luchar a muerte contra los aliados de los Atlantes morenos. Estos últimos, por su parte, propusieron a los iberos que los secundaban una misión que podría formularse así: “destruir las construcciones megalíticas; si ello no fuese posible, modificar las formas de las piedras hasta neutralizar las funciones de los conjuntos; si ello no fuese posible, grabar en las piedras los signos arquetípicos de la materia correspondientes con la función a neutralizar; si ello no fuese posible, distorsionar al menos el significado bélico de la construcción convirtiéndola en monumento funerario; etc.”; y: “combatir a muerte a los aliados de los Atlantes blancos”.

Es posible extraer muchísimas más citas, pero entiendo que con las mostradas es más que suficiente.

En cuanto a decidir si podemos analogar la “Construcción Megalítica” con la “Configuración Rúnica”, eso será algo que debe quedar a juicio DE CADA VIRYA.

Así pues: QUE CADA VIRYA DECIDA.

¡Saludos!

Artículo en PDF

Manpupuner, los Siete Gigantes…

“Los hombres eran tan fuertes que uno a uno vencían a los osos; y tan rápidos que podían alcanzar al más veloz de los ciervos. En las yurtas acumulaban las pieles de los animales sacrificados y de éstas las mujeres hacían lujosos trajes. Los espíritus buenos, que habitaban en la montaña sagrada de Yalping-Nier, ayudaban siempre a los mansi.

Su líder era Kuuschai, un hombre inteligente, quien mantenía una estrecha amistad con las almas buenas. Tenía una hija, la linda Aim, empinada como el pino del bosque, y su canto atraía hasta el valle a los renos.

Pasó el tiempo y el gigante Torev (Oso), cuya tribu cazaba en las montañas de Jaraiz, pidió a Kuuschai entregarle su hija. Aim se negó a aceptar la propuesta. Despechado, Torev llamó a sus hermanos gigantes y avanzaron hacia la cumbre de Torre-Porre-Iz para llevarse a la joven a la fuerza.

Los gigantes llegaron hasta las puertas de la ciudad de piedra, mientras buena parte de los guerreros estaba de cacería. Las murallas resistieron el empuje de los invasores todo un día. Desesperada, Aim pidió desde la torre ayuda a los espíritus buenos para que enviaran de vuelta a los guerreros y a su jefe Pygrychum.

El gigante Torev tuvo tiempo de levantar la maza de hierro y reventar en pedazos la cerradura de cristal, fragmentada en pedazos y esparcidas por el viento en los Urales. Aim aprovechó la oscuridad y se ocultó con un puñado de guerreros en las montañas.

De pronto, con los primeros rayos del sol apareció Pygrychum con un brillante escudo y espada en mano, que entregaron los espíritus buenos. Volteó el escudo hacia el sol y la luz ardiente que golpeó los ojos del gigante, le hizo tambalearse hacia el lado del tambor. Los hermanos miraban asombrados cómo el gran Torev se convertía lentamente en piedra. Presos del pánico abandonaron a su hermano, pero al caer bajo los rayos del escudo se transformaron también en piedra”.